viernes, 23 de diciembre de 2016

El espejo

Aquel ingenioso muchacho
fascinado por el pequeño fulgor
de las luciérnagas,
colocó un espejo en su camino.
Así las veré dos veces, pensó.
Pero, oh, ellas, al verse,
huyeron asustadas.

De modo parecido, hay personas 
que quieren parecer hermosas
a los demás
porque no lo son para sí mismas.


.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada