viernes, 21 de octubre de 2016

Las palabras quedas no se las lleva el viento

El susurro es voz íntima.
Soplo cálido en la tarde fría,
manifiesta sin apremios un amor
que quiere perdurar. 

Anuncia besos,
acompaña besos
y el susurro mismo es como un beso. 

Su mensaje es más firme que el del grito. 

Hay sentimientos que llegan más adentro
si se dicen al oído, suavemente:
Te quiero, te deseo, te querré siempre,
por ejemplo. 

Las palabras quedas no se las lleva el viento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada