sábado, 7 de mayo de 2016

Muñeca de hielo

No resistías los rasguños y dejaste que se te helaran el cuerpo y las entrañas sin caer en la cuenta de cuán efímera es la solidez del hielo. 
Tus pasiones, licuadas, se pierden por el desagüe.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada