martes, 26 de abril de 2016

¿De qué color era tu pelo?

Aquellas tardes grises de un lejano invierno fueron el marco de algunos encuentros impetuosos y breves. 
Contra todo pronóstico, la llegada de la primavera sembró de inteligencia práctica nuestra relación. La luz revelaba que no estábamos hechos el uno para el otro.
Ella guardará, tal vez, un recuerdo vago de mí, desvaído como el que yo tengo de ella. 
Ambos atesoramos, empero, enseñanzas imperecederas sobre el amor y el deseo o. en buen orden, sobre el deseo, el amor y el desamor. Hay grisuras que perviven como lecciones.
El amor se sabe, el desamor se aprende.
Gracias, maestra. 
¿De qué color era tu pelo? Te lo teñías ¿verdad?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada