domingo, 10 de enero de 2016

En el nudo de una cuerda loca

Vivía en el nudo de una cuerda.
atrapado,
soñando en que una loca
me quisiera desatar.

Las cuerdas cuando están cuerdas
siempre te quieren atar,
mientras las locas muy locas
aunque te aten igual
suelen dejar cabos sueltos
para poderte soltar.

Pero las cuerdas, a veces,
se desatan como locas
para invadir con pasiones inconfesas
el cuerpo expugnable del atado.

Átame, cuerda loca.
Átame con la fuerza dulce de tus besos.
Hazte un nudo conmigo,
apriétate a mi como nunca haría una cuerda,
sin dañar.

Las locas a veces se acuerdan de ser cuerdas
y te atan con nudos insólitos
que solo con locura podrían haber imaginado.

Si quieres estar atado
es preferible una cuerda
de cordura temporal.

Si las cuerdas se desatan, te quieren desatado
para atarse a ti y volverse locas
o sueñan atarte a ellas
al volver a la cordura
que no quieren recobrar.

Desátame, cuerda, ya no quiero estar atado,
desátame pronto, antes de que pierdas los cabos
--los perdamos--
y tengamos que esperar a que el tiempo afloje el nudo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada