domingo, 7 de junio de 2015

No quiero mierda a la puerta del teatro

No quiero mierda a la puerta del teatro.
Para quererte no preciso espectadores.
Claro, tú eres hermosa y te gusta ser admirada
pero no cuentes conmigo como secundario
ni de coprotagonista.
Hay comedias que conviene representar sin público.

*En tiempos, cuando se acudía a los teatros en carruaje, las abundantes deposiciones de caballos en los accesos eran señal de que había llegado mucho público, así que en Francia desear Merde! era desear éxito.


No hay comentarios:

Publicar un comentario