jueves, 12 de marzo de 2015

Mañana

No olvidaré la sedosa dulzura de tu piel
ni la primavera entera de tus ojos
ni el húmedo deseo de tus labios
ni tu pecho inquieto
ni tu aliento.

No te olvidaré nunca,
te lo juro.
Aunque mañana será otro día.

Jordi Rueda

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada