martes, 21 de marzo de 2017

Ataraxia

Hay horas de pausa,
horas neutrales,
horas para apreciar
los lentos movimientos de las sombras.

Los árboles, las casas, las personas
a la luz exigua de un cuarto de luna,
proponen cierto alivio de la vida codiciosa,
de la vida que trata de acabar con su ansiedad
o tal vez consigo misma
cuanto antes.

Hay horas sin objetivos,
horas para recuperar la armonía,
para vivir,
para pensar, imaginar, crear…
como los sabios,
como algunos poetas y músicos,
como la gente que ya es feliz.

lunes, 20 de marzo de 2017

Tu boca sabe a lluvia

Hacía frío ayer,
como tantas tardes este invierno.

Mientras mirabas mis labios
las plantas y los árboles querían escondernos,
cobijarnos con sus verdes rebeldes.

En tu boca no había invierno
y esta mañana  al abrir la ventana
he visto algunas flores.

Por la radio han dicho que ha llegado la primavera.
Tu boca sabe a lluvia.

viernes, 17 de marzo de 2017

Tus facciones

Era hermosa tu cara y ajenos tus ojos
Tu pensamiento estaba atrapado en un problema
que no sabías cómo resolver
y te echaste a cavilar sobre otras cosas,
cosas extrañas al problema y a ti misma.

Tus facciones sin mirada, pese a todo,
seguían siendo hermosas.

miércoles, 15 de marzo de 2017

Midges

Aquella mañana perezosa
tras subir la persiana y descorrer los visillos
vimos densas nubes de temibles midges
enseñoreadas del aire exterior.

Salir a pasear alrededor de la casa
o adentrarnos en el bosque,
camino del lago,
como habíamos planeado,
hubiera sido una imprudencia.

Desayunamos. Porridge, huevos fritos,
tomate, pan tostado, oscuro té, 
y reímos:
No tenemos trajes de apicultor para salir.
Podríamos volver a la cama,
al fin y al cabo hemos dormido poco.

Y volvimos a la cama, pero no dormimos.

¡Qué hermosa te veías unos meses después,
embarazada!
Los midges, desde entonces,
me producen todavía más respeto.


*Midges: minúsculos mosquitos que vuelan en bandadas de cientos de miles y cuya picadura es muy urticante y duradera. Son inevitables en la primavera y el verano escoceses.

domingo, 12 de marzo de 2017

Ya se huele el azahar

Ya se huele el azahar y aun no es primavera,
ya despiertan los sentidos tras el frío. 

Debemos calzarnos las zapatillas
y salir a pasear con nuestros sueños,
envueltos en aromas y en silencio,
dejando que el sol tibio de la tarde
que realza el verde de las hojas
y la albura de las pequeñas flores,
acaricie tus mejillas, mis mejillas…
Mejillas que juntan su luz
cuando tras unos pasos
nos unimos en un suave abrazo
entre efluvios de azahares que señalan
la llegada pronta de la primavera.

viernes, 10 de marzo de 2017

Yo que nunca fui mío

Yo que nunca fui mío ni de nadie
quise ser tuyo,
pero tú no me tomaste
pues comprendiste que a la entrega
se responde con entrega
y tú no querías ser de un hombre
que no era suyo, que aun no era suyo.

Así seguimos:
tú que tratas de ser tuya, solo tuya,
mientras yo sin ti
no puedo ser mío.

jueves, 9 de marzo de 2017

La soledad del perro

Hay un perro triste en el vecindario,
Un perro que gime.
Tal vez le asusta la soledad en la noche.
Tal vez tiene hambre.
Otros perros, a lo lejos,
le contestan con ladridos desganados.
No sienten su pena.
.
El perro del vecindario vuelve a gemir.
No es capaz de ladrar bajo las nubes sombrías.
Está muy solo

La soledad del perro me conmueve.
La mía empieza a dolerme.
Hay noches en que uno no quiere estar solo,
no quiere ser un perro triste
como ese que gime y gime
porque lo único que le importa en el mundo:
su dueño, no está.

Pero no te hagas ilusiones. No te echo de menos.
Tu ausencia es una bendición.
Aunque es cierto que me hace falta algo, alguien…
alguien que no eres tú.

Ahora podría acariciar la cabeza del perro del vecino
para aliviar su desazón, para que no gimiera,
para hacerle entender que no está solo en el mundo.
Así yo también dejaría de sentir esa inesperada soledad,
la soledad del perro.